viernes, 20 de febrero de 2015

HASTA PRONTO

Queridos amigos y lectores, hasta acá llegamos, por el momento. Luego de cinco años de intensísimo trabajo y dedicación, hemos decidido suspender nuestra actividad periodística en el Boletín Isleño.



Desde aquellos inicios en internet, hasta estos últimos tres años de periódico en papel, nunca hemos dejado de informar sobre las noticias que ocurrieron en el Delta, proponer debates, dar lugar de expresión a todos los que así lo han solicitado sin importar su origen ideológico y, sobre todo, intentamos valorizar siempre la historia, la cultura y la identidad isleña. En nuestra gente queda hoy viva la conciencia de ser un pueblo particular que tiene una historia y una idiosincrasia que jamás debe permitir que sea avasallada.

Hemos sembrado ideas, palabras y conceptos y, gracias a todos nuestros lectores, llegamos a conformar una verdadera Red de Información que sirvió para que todos los hechos que sucedían en la isla se dieran a conocer. Estar informados nos hace libres de los discursos dominantes de políticos, empresarios y oportunistas que, obviamente, tienen su agobiante coro de voceros disfrazados de “periodistas o comunicadores”.

Hemos intentado durante todo este tiempo, romper y filtrar ese infame cerco con las pobres armas que tuvimos, tal vez simples arcos y flechas, lanzas o boleadoras, contra los tanques más modernos de la industria del márketing y la propaganda. Queda en ustedes decir si lo pudimos lograr o no.

La edición en papel nos permitió llegar  todos los rincones del Delta, a través de la generosidad de lanchas almaceneras, proveedurías, docentes, y amigos de todos los arroyos, para poder ser leídos por las mayorías isleñas, que por lo general no cuentan con servicio de internet. Ellos son el Delta silencioso, al que tanto orgullo nos da haber podido llegar.


Nos queda la alegría por todas las amistades isleñas que hemos cosechado y, por qué no también, las antipatías de algunos, porque como dicen, “dime quién no te quiere, y te diré lo bueno que has hecho”.

Nos vamos con la conciencia de haber dejado todo lo que teníamos en nuestra tarea y de haber podido demostrar que es posible hacer un medio local de calidad y verdaderamente independiente, sin apoyos oficiales de ningún tipo. Pusimos todo, tiempo, plata, familia, trabajo. El Boletín Isleño, bueno o malo, y si de algo ha valido, es el fruto de todo ese esfuerzo.

La película es bien larga, y a veces es bueno rejuntar energías para volver luego renovado. Hoy los isleños ya no “comen vidrio” y han aprendido que el uso de la información es una defensa para contrarrestar los “versos”, vengan de donde vengan.

Siempre creímos que periodismo se hace cuando se escribe mostrando el lado de los que sufren, el de los que padecen las injusticias, dando voz a los que no tienen voz, volviendo visibles a todos aquellos seres invisibles que llevan sobre sus espaldas las consecuencias de las decisiones y actos de los poderosos. Cuando se escribe desde el otro lado, del de los dueños de las instituciones políticas o empresariales, no se hace periodismo, se hace propaganda.

Para nosotros es tiempo de tomar distancia, recalcular y relajar para, tal vez, en algún momento regresar al ruedo. ¿Quién sabe?
Los saludamos a todos con mucho afecto, hasta la vuelta.


José y Fernando


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Una pena, da bronca seguir perdiendo...
    Piensen, pensemos entre todos los que valoramos la buena información, la investigación, la denuncia seria, el cuento y la poesía de las islas, su arte y modo de vida... pensemos cómo continuarlo.
    ¿Una suscripción anual, por ejemplo? Ya tienen un suscriptor, cuenten conmigo.
    Si se me permite sugerir, y sé que sí, quizás sería interesante una buena evaluación de "socios y/o sucriptores" seguros. Esos, los de fierro. ¿50,100,200? Y según la misma decir no seguimos, o sí. Es una idea.
    Ya sabrán que no soy ingenuo, mi generación no lo fue por eso sufrimos las muertes (ya las formas de muerte) que sufrimos, no por ingenuos precisamente. Justamente por no serlo, puedo entender las dificultades que superan lo económico, los palos en la rueda, los intereses y divismos, etc. Quizás, en esa evaluación de suscriptores se puede incorporar esta otra que es la misma: la de gente de fierro.
    Es una idea.
    Da bronca seguir perdiendo.

    Fuerte abrazo y gracias!
    Ernesto
    (Paraná- E. Ríos- Febr. 2015)

    ResponderEliminar
  3. Koldo del Baserri Los Indios26 de febrero de 2015, 6:48

    José:

    una de mis mayores satisfacciones en mi reciente arribo al Delta fue conocerte personalmente y recién después descubrir tu periódico y tu blog y leerte. Y pude constatar que tus acciones y tus ideas no marchan separados en tu vida sino que sos el fiel reflejo de lo que pensás. Lo cual habla de tu integridad intelectual, lo cual en el periodismo actual es signo de coraje y resistencia - pues salvo honrosa excepción - los medios están en manos de o sirven los intereses del sistema dominante.

    Un viejo y ya fallecido hace décadas revolucionario chino dejó para la posteridad - entre sus frases célebres - una que siempre me aplico a mi mismo cada vez que a lo largo de mi vida el sistema me ha quebrado o derrotado:

    "Luchar, fracasar, volver a luchar, fracasar de nuevo, volver otra vez a luchar, y así hasta la victoria."

    Un gran abrazo
    Agur. Laster arte

    ResponderEliminar